Ober Surfaces, una Empresa del Patrimonio Vivo


Ober Surfaces, una Empresa del Patrimonio Vivo

Desde el 18 de diciembre de 2018, Ober Surfaces se ha unido a la prestigiosa red nacional de empresas con talento, al recibir el sello de calidad “Empresa del Patrimonio Vivo”. Dicha distinción consiste en reconocer la excelente pericia que la empresa perpetúa desde hace un siglo, clasificándola entre la élite de los expertos franceses.

La encarnación del Made in France

El sello de calidad del Estado EPV recompensa ante todo la pericia poco común mediante la cual Ober Surfaces ha edificado su notoriedad. Su fuerza reside en haber sabido conciliar tradición e innovación, siempre con el mismo leitmotiv, es decir la creatividad. Reconocida gracias a sus prestigiosos referentes, tanto en Francia como en el mundo, sus raíces locales procedentes del Este de Francia la han llevado con éxito hacia los mercados de la exportación.

Si este sello de calidad no cambia en nada el ADN de Ober Surfaces, reconoce con fuerza y de forma simbólica su pasión por su oficio. En la fábrica, una gestualidad que ha pasado de generación en generación a Hombres talentosos se perpetúa, encarnando oficios de excepción. Ober Surfaces destaca por su brío artesanal e industrial, así como un fuerte vínculo con todo lo “elaborado en Francia”.

Más allá del orgullo, ser EPV significa encarnar la riqueza de un patrimonio económico poco común. Ober Surfaces es una empresa francesa única y auténtica, muy avanzada en su ámbito de actividad y cuidadosa a la hora de prestar un servicio a medida, de ofrecer un artículo muy difícil de encontrar.

Este sello de calidad hace de Ober Surfaces el referente de la excelencia francesa. El patrimonio y la pericia de Ober Surfaces poseen un renombre reconocido por el Estado francés de ahora en adelante, renombre proclamado como una garantía ante aquellos clientes que busquen una calidad profesional excepcional y francesa al 100%.

 El sello de calidad EPV en pocas palabras

El sello de calidad Empresa del Patrimonio Vivo (EPV) es una distinción de Estado, otorgada a aquellas empresas francesas que poseen una excelente pericia artesanal e industrial. Se atribuye durante un plazo de cinco años a fabricantes muy apegados al gran rendimiento de su oficio y de sus productos. Símbolo de calidad, el EPV resalta un oficio y autentifica una pericia de excepción.

Las empresas EPV cómo Ober Surfaces son las vitrinas de la pericia francesa en sectores variados y comparten ese pedestal de valores comunes:

  • Tradición / Innovación
  • Pericia / Creación
  • Trabajo / Pasión
  • Patrimonio / Futuro
  • Local / Internacional

Poco importa su tamaño, su notoriedad y su especialidad, velan juntas por un tesoro, el patrimonio manufacturero francés.